lunes, 16 de septiembre de 2013

Para lo que puede dar un atlas


                   Hace como un año me encontré en una papelera de papel reciclado un atlas sin encuadernar, de estos que se entregaban por fascículos con los periódicos. El caso es que, aunque antiguo, estaba en perfecto estado, así que me lo guardé por si acaso. Al fin y al cabo estaba en la papelera de reciclaje!

Lo primero que hice fueron unas bolsas para regalos.


 Aquí podéis ver el cómo se hacen.
Luego, con las hojas de detrás, donde viene el índice de lugares lo utilicé para hacer sobres para las tarjetas de felicitación.

Este es muy sencillo, sólo hay que desdoblar un sobre que nos guste y copiar el molde.
       El Atlas era también un plano de carreteras, y con éstas, centrando en la ciudad que me interesaba,  las he utilizado para forrar las portadas de los álbumes para guardar los recuerdos de cada sitio. Este, por ejemplo de París,

 En la contraportada he puesto el plano de la ciudad

 Este otro de Roma

 Y este otro de Londres



 Aquí un detallito del interior, en la esquina le he puesto un troquel y alternando una página blanca con otra de color. En la blanca el troquel está en la esquina inferior derecha y en la amarilla en la esquina superior derecha. Así se ve el efecto en todas las páginas.



 Y ya para terminar, lo he utilizado para hacer Confetti con diferentes formas para la boda de mi sobrina. Como son muy viajeros, además del tradicional arroz, le hemos tirado también confeti con forma de corazón y también he troquelado sus iniciales. Esto lo podéis ver con más detalle aquí.


 Para hacer el confeti, además de paciencia, he cortado las páginas en tiras más o menos del alto del troquel para que sea más fácil.


Los cartuchitos donde iba colocado el arroz también estaban hechos con los mapas. 
para poder mezclarlos bien hice una autentica ensalada de arroz con los corazones viajeros y las letras
Para que queden bien sujetos hay que poner una base de arroz




 Además, se pueden ir rellenando sobre la marcha en caso necesario, por eso le deje algunos cartuchitos vacíos en una esquina
 




El efecto fue fantástico 







Si la persona que tiró el Atlas a la papelera de reciclaje pudiera ver esta entrada creo que se sentiría satisfecha.
Gracias por la visita y por vuestros comentarios